martes, 13 de junio de 2017

Museu Fassina Balanyà

Hay veces que vas a visitar museos que están en " el quinto pino" y sin embargo, tienes algunos al lado de casa y pasan desapercibidos. 
Esto es un poco lo que nos pasaba con el Museu Fassina Balanyà, que si bien al lado no está, sí a media hora de casa y es de aquellos sitios a los que siempre dices que irás porque los tienes cerca y luego, nada... 

Así que este pasado domingo, decidimos que había llegado el momento de visitarlo y allí que nos fuimos. 

El museo está a la entrada de L'Espluga de Francolí y se entra por la Oficina de Información y Turismo por lo que no tiene pérdida. 
En la calle que hace esquina con el museo, hay otro que tiene parking y se puede aparcar ahí sin problemas. 

Que no os asuste la palabra " museo " para ir con peques, o al menos en este caso porque la visita dura aproximadamente una hora y se hace muy amena, incluso la última fase es la que gusta más a los peques. 

Jordi nos hizo de guía y la verdad es que quedamos encantados con él. Simpático y con un don explicativo que gustaba a grandes y pequeños y sobretodo con estos, el trato era muy agradable, haciéndolos sentir cómodos y animándoles a ser curiosos. 

El museo, se trata de una antigua destilería y aunque creáis que no es una visita adecuada para los más pequeños de la casa, os puedo asegurar que sí que lo es ya que no se habla en sí de alcohol ni de otras bebidas " espirituosas" sino que se explica historia, economía e incluso métodos de reciclaje de antaño!!!!

La visita tienes 3 fases: 

1. En primer lugar, veremos un documental cortito que nos pone un poco en situación del porqué de las destilerías en nuestras tierras, explicándonos un poco de historia mundial en la época en la que surgieron y así, de esta manera, entender la importancia que tenían y la influencia que muchos adelantos de aquella época tuvieron en el desarrollo de la vida. 
Para que os pongais en situación antes del documental, Jordi os hablará un pelín de todo lo que vereis en Fassina Balanyà


2. Visita al museo en sí. 
Exacto, después del documental, ya pasamos a lo que es el museo, donde, por nuestra cuenta primero, podremos explorar los rincones de la destilería. 
En la parte superior, tendremos la parte más explicativa, en la que en diversos paneles, se nos informa un poco de la manera en la que surgieron las primeras destilerías, el uso que se daba a estas, a sus productos y la importancia que tuvieron. 
También podemos ver cómo se trabajaba en ella, viendo un antiguo alambique, libros de cuentas de la parte más administrativa y etiquetas varias del transporte, muy diferentes a las de ahora. 






En la parte inferior del museo, podemos ver la destilería en sí. Las prensas, las barricas, los sacos con los productos, los utensilios y todos los dispositivos que utilizaban para refrigerar, calentar, condensar, etc y así poder llevar a cabo el proceso de destilación. 
Está todo igual que en la época en la que la empresa funcionaba.









Una vez hemos visto esta parte por nuestra cuenta, Jordi ( o en su defecto el guía que tengais ), os explicará cómo funcionaba la empresa y lo mejor de todo, su método económico y todos los productos que hacían porque para vuestra sorpresa, vereis que todo se usaba y todo se reciclaba y de todo, se sacaba un beneficio económico... Sí, sí, a todo le encontraban un uso y un negocio!!!!

3. Destilación real y " cata " del producto ( los peques no toman nada, no sufrais ).
Una vez nos han dado todas las explicaciones sobre la fábrica, su funcionamiento, el proceso de destilación, etc, pasamos a la parte " práctica" y la que los peques miran fascinados... Una destilación en " vivo y en directo".

Si bien no se trata de hacer una destilación en su proceso completo, es un ejemplo de cómo se haría una de verdad pero con vino... ( Imaginaos si cada grupo que visita el museo tuviera que hacer uan destilación de verdad, nos dan las uvas y ahí seguimos... ).

En una zona habilitada para esto, vemos un alambique moderno, el cual encienden y vamos siguiendo el proceso necesario... Condensación, vaporización, etc, etc.... Y claro, de golpe vemos como ese vino, se está convirtiendo en aguaaaaaaa ( ya somos como Jesucristo pero a la inversa... ) Nooooooo. agua noooooooo, en aguardiente!!!!

Imaginaos las caras de los peques al ver que ese vino tinto se hace vapor pero de nuevo, se hace líquido pero ya no rojo, sino transparente... Y ese olorcito agradable...
Se quedan fascinados!!!


Tras la destilación, una pequeña cata de alguno de sus licores... Que todo hay que decir, están muy buenos ( al menos los que probé, de café y de plátano ).


Y con la degustación, se acaba la visita.

Os la recomiendo, tanto para peques como para adultos. Todos nos lo pasamos muy bien aprendiendo algo más de historia y de nuestros antepasados más próximos, muchos de los cuales ya eran unos expertos en negocios y en física, a parte de reciclar de lo lindo y encontrarle un uso a todo.

Los peques, alucinarán con las instalaciones antiguas y, sobretodo, con el proceso de destilación.

* No os perdais la tiendecita, con licores y productos típicos de la tierra ( de los mejores carquiñolis de toda Catalunya ).

** Gracias a Fassina Balanyà por la oportunidad de visitar sus instalaciones.


*** Podeis ver más fotos aquí: + fotos Fassina Balanyà.

**** La visita a nuestro modo en este vídeo, no os lo perdais!!!



24 comentarios:

  1. ¿No toman alcohol los niños, verdad??? Jajajaja
    Me parece muy buena idea llevarles a museos y más para q vean cómo se hacían las cosas antes, y ya no para los peques, si no para mí ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jijijijijijijij...
      Es que es bonito que vean cómo era la vida de antes... Y a nosotros nos sigue resultando curiosas algunas cosas, por muy adultos que seamos.

      Eliminar
  2. Me encanta porque es un sitio super original. Y sí, los niños se lo pasan bien aunque hablemos del temible alcohoooool jajaja.
    Además el post está muy completo y dan ganas de ir.
    Me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jijijijij.
      Gracias, me gusta que te guste.

      La verdad es que como es pequeñito el museo, se hace muy ameno.

      Eliminar
  3. Que museo más interesante!! Me encantaría visitarlo y seguro que a mis peques les flipa. Yo creo que cuanto más demonizamos algo más quieren probarlo los niños. En mi casa les explicamos por qué el alcohol es malo y si han querido mojarse los labios con vino o cerveza o dar un sorbito, nunca se lo he prohibido. A día de hoy no tienen ningún interés en probar nada con alcohol. Espero darles las herramientas para enfrentar situaciones de riesgo relacionadas con el alcohol apelando a su sentido común ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto Dácil, es que es así...

      Si venís por aquí, para un ratito libre este museo está genial.

      Eliminar
  4. Que interesante! Me encantan los museos, pero con mi peque tan pequeño no me fío de ir. Se aburre enseguida y se pone muy inquieto.. A ver si en unos añitos lo puedo llevar!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Date unos años y luego, prueba a ver si le gustan.

      Eliminar
  5. Si te digo que siempre tengo en mente ir a este museo cuando voy por L' Espluga y por una cosa u otra nunca hemos ido... Pero lo cierto es que tiene una pinta genial para ir con los niños!!

    ResponderEliminar
  6. A mi al principio siempre me daba reparo llevar a los niños al museo. ¿Se portaran bien? ¿será ameno para los niños? ¿me tocará salir a mitad explicación?
    Oye pues los niños se lo pasan genial!!! y aprenden un montón.

    ResponderEliminar
  7. Es la visita perfecta!!!
    Los peques aprenden sobre el proceso de la destilería y los adultos pueden hacer una cata de vino ¡genial!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es mitad y mitad,ejeje, podríamos decir que " para todos los públicos", ajajajaja

      Eliminar
  8. Oye, me lo apunto para ir algún día, en estos sitios los peques se lo pasan genial :D

    ResponderEliminar
  9. Pintaza... Y encima parece que no hay mucha gente que con niños eso se agradece

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los grupitos son pequeños y es genial porque es como más personalizado ;)

      Eliminar
  10. Muy chulo! A mi me encantan todo tipo de museos, lo hay de cosas insospechadas, jajaja... Pero de momento con la peque no vamos porque nos la liaría parda en dos segundos! jajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaajajajaja, ya me la veo por allí corriendo con los licores... ajajajajajajaja

      Eliminar
  11. Que plan más chulo!! Me has recordado a mi pueblo que es tierra de anisados y crema de guindas,alli tenemos varios museos de estas cosas y las fabricas jeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que son diferentes y no por ello menos interesantes ;)

      Eliminar
  12. Muy chulo el museo!! Esta genial que aprendan desde pequeños como se hacen las cosas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí!!!! Y además, las dimensiones son geniales para los peques, ni muy grandes ni muy pequeñas... Perfecto!

      Eliminar

Si quieres dejarme tu opinión sobre este tema, estaré encantadísima de leerla y porfa, si te sale el cuadrito de verificación de palabras, házmelo saber, teóricamente está desactivado.
Gracias!